Sueño y Gobierno

Jacob habitó en la tierra donde había vivido su padre, en la tierra de Canaán. Ésta es la historia de la familia de Jacob: José tenía diecisiete años y apacentaba las ovejas con sus hermanos; el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre de la mala fama de ellos.
                                                                               Génesis 37:1-2

CUANDO SOMOS LLAMADOS POR DIOS SE CONOCERÁ DE NUESTRA FAMILIA, PERO SE HABLARÁ DE NOSOTROS – Estamos en un nuevo tiempo, es por eso que tenemos que romper todo lo que nos está atando en la mente. Si no estabas obedeciendo a Dios, esta Palabra llegó para confirmarnos que es tiempo de que nos alejemos del pecado. Necesitamos hacerlo para alcanza nuestro nuevo tiempo.

¿QUIÉN ES NUESTRO PADRE Y CÓMO SE LLAMA? – En ese tiempo, al hablar del hijo se mencionaba al padre. Debemos entender que mi padre es Jehová Dios y yo soy su hijo.

JACOB ES UNA GRAN BENDICIÓN, PERO ES EL PASADO – Es el momento de dejar el pasado, porque llegó nuestro tiempo y debemos vivir el presente.

APACENTABA OVEJAS – José cuidaba y llevaba paz a las ovejas. Tenemos un gran destino en Dios, pero debemos cuidar ovejas, bendecirlas y llevarles paz.

CAMBIEMOS NUESTRA MANERA DE HABLAR – Las ovejas piden contantemente. Nosotros no pedimos, sino que damos, porque somos los José que se levantan para gobernar.

JOSÉ ERA UN HOMBRE DE SUEÑOS – El sueño de José lo mantuvo vivo en los momentos más difíciles. No debemos creer en la realidad de nuestro país, sino que debemos vivir con los principios del Reino. Nuestros sueños se van a cumplir, más allá de la realidad de nuestro país, porque no son naturales, sino que son sobrenaturales.

DEBEMOS PREPARARNOS PARA REINAR.

NO DEBEMOS LLENARNOS DE MALAS NOTICIAS – La fe viene por el oír, es por eso que debemos saturarnos de la palabra de Dios.

UN HOMBRE QUE TIENE SUEÑOS NO ESTÁ CONFORME CON SU PRESENTE NI CON SU REALIDAD – Si nos sacaron las esperanzas, debemos entender que Jesús es nuestra esperanza. Llegó el tiempo en el que cortamos las maldiciones que traíamos de nuestros antecesores.

EL SUEÑO NOS MANTIENE CON VIDA.

TENGAMOS UNA MENTALIDAD DE:

  • Exitosos.
  • Visionarios.
  • Sueños que se cumplen.

 

SI TENEMOS UN PROBLEMA, JESÚS TIENE UNA SOLUCIÓN – El primer problema lo plantearon Adán y Eva y Dios entregó a Su único hijo como la solución y la respuesta a la problemática del pecado y la salvación.

CERREMOS PUERTAS EN NUESTRA MENTE – No abramos puertas donde puedan ingresar problemas. Cambiemos nuestra manera de pensar y alcancemos la mente de Cristo. Usemos nuestras redes neuronales para que sean de bendición para nuestra vida.

CRISTO ESTÁ CON NOSOTROS.

CUANDO LA REALIDAD CHOCA CON NUESTRA VERDAD ENTRAMOS EN CRISIS – La mayor crisis la vivió Cristo que fue la oportunidad de salvarnos. Cada crisis que atravesamos es una oportunidad que se nos presenta para crecer. Nuestra verdad actual no es eterna, es solo temporal, porque nuestra única verdad no es la realidad.

  • Estoy enfermo, pero mi verdad es que Cristo me sanó.
  • Estoy con problemas financieros, pero mi verdad es que Cristo me prosperó.

 

JACOB AMÓ MÁS A JOSÉ QUE AL RESTO DE SUS HIJOS.

JOSÉ RECIBIÓ UN MANTO ESPECIAL DE PARTE DE SU PADRE
José decidió ponerse bajo el manto de su padre, porque entendió que por sobre su padre estaba Isaac, sobre Isaac estaba Abraham, pero por encima de todos ellos estaba Dios.

CUANDO NOS PONEMOS BAJO EL MANTO PASTORAL ENTRAMOS EN UN TIEMPO DE BENDICIÓN.
Debemos tomar la visión y el manto de la casa (iglesia), porque esto será de bendición en nuestra vida. Para recibir los dones y la bendición de Dios, debemos estar bajo el manto y honrarlo, porque a través suyo vendrá la unción y podremos extender el manto a otras personas.

SI ESTAMOS VIVOS, PERO NO TENEMOS UN SUEÑO DE DIOS, ESTAMOS MUERTOS – Los sueños naturales los hacemos nosotros, pero los sueños grandes los hace Dios. José sabía que fuera de la cárcel estaba el cumplimiento de su promesa, por eso tenía fuerzas y fe.

LA VERDAD EN DIOS TRASCIENDE TIEMPOS Y VERDADES – Va más allá de los que pensamos u oigamos. Nuestra verdad se llama Jesucristo porque Él es el camino, la verdad y la vida.

IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3