Mostrame El Problema, Dios Hace El Milagro

Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra.
Elías y la viuda de Sarepta.
Luego llegó a Elías una palabra de Jehová, que decía: «Levántate, vete a Sarepta de Sidón y vive allí; ahí le he dado orden a una mujer viuda que te sustente.»
Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Cuando llegó a la puerta de la ciudad, había allí una mujer viuda que estaba recogiendo leña. Elías la llamó y le dijo:
—Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso para que beba.
Cuando ella iba a traérsela, él la volvió a llamar y le dijo:
Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tus manos.
Ella respondió:
—¡Vive Jehová, tu Dios, que no tengo pan cocido!; solamente tengo un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en una vasija. Ahora recogía dos leños para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo. Lo comeremos y luego moriremos.
Elías le dijo:
—No tengas temor: ve y haz como has dicho; pero hazme con ello primero una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela. Después la harás para ti y para tu hijo. Porque Jehová, Dios de Israel, ha dicho así: “La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.”
La viuda fue e hizo como le había dicho Elías. Y comieron él, ella y su casa, durante muchos días. No escaseó la harina de la tinaja, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por medio de Elías.
1 Reyes 17:7-16

EL ARROYO SE SECÓ (DIOS CAMBIA NUESTRA ESTRATEGIA) – El profeta no tenía nada para tomar, porque se le había secado el arroyo. Nos tenemos que preparar para los cambios de estrategia que Dios quiere hacernos en medio del camino.

EL PROFETA SE MOVÍA EN BASE A LA VOZ DE DIOS -  No debemos ver lo que Dios nos dice con el intelecto, tenemos que ver lo que Dios hará con nuestros problemas. Dios envía a Elías a que hable con la viuda para que le de comer.

ELÍAS LE IMPARTE OBEDIENCIA A LA VIUDA – Cada uno imparte lo que tiene. Si somos obedientes impartimos obediencia, de lo contrario desobedecemos e impartimos desobediencia. Todo lo perdemos porque no obedecemos. Dios tiene todo preparado y Su plan es perfecto.

OBEDECER NO ES PENSAR, ES OBEDECER.

DIOS QUERÍA PROTEGER A LA FAMILIA – Dios envía el profeta para que ocurra un milagro porque quería proteger a la familia de la viuda y su hijo. Dios quiere proteger a nuestras familias.

HAY OPTIMISTAS Y PESIMISTAS – La diferencia está en la manera de pensar. Tenemos que hacernos cargo de nuestra vida, del tiempo, del llamado de Dios, entre otras cosas, porque se viene un tiempo importante de parte del Señor.

EL MILAGRO ESTABA EN LA CASA DE LA VIUDA – El aceite y la harina se encontraba en la casa de la viuda. El milagro que Dios hará ya está en mi casa. El profeta no hizo nada, porque el milagro estaba en las manos de la viuda. El profeta activa a la mujer para que no vea el problema, sino el milagro. Tenemos que movernos por la palabra de Dios y creerla para que el milagro ocurra. Tenemos que tener actitud de fe.

TENEMOS QUE CAMBIAR NUESTRA ACTITUD PARA QUE LOS MILAGROS OCURRAN.

DIOS NOS VA A PEDIR COSAS QUE NO PODEMOS ENTREGAR – Tenemos que obedecer a todo lo que Dios nos pide, porque, aunque nos cueste mucho, Él va a hacer un milagro poderoso en nuestra vida.

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
San Mateo 6:33

DIOS LE ENSEÑA A LA VIUDA UN PRINCIPIO DE REINO – Dios le enseña a la viuda a buscar primero a Dios y Su justicia a pesar de la situación precaria por la que estaba atravesando.

TENEMOS QUE ERRADICAR DE NUESTRAS VIDAS LOS “NO TENGO” – Los “no tengo” o los “no puedo” los tengo que sacar de mi vida, porque esas son las frases que utilizábamos en el pasado. Ahora, como Hijos de Dios tenemos y podemos. Dios hace todas las cosas nuevas en nuestra vida.

DEJEMOS QUE LA SABIDURÍA DE DIOS EMPIECE A FLUIR EN NUESTRA VIDA – La Viuda dijo que no tenía nada, pero sí tenía un poco de harina y aceite. El diablo nos remarca todo lo malo y lo negativo que tenemos y nos lleva a una mentalidad de escasez. En Dios, siempre tenemos y podemos.

EL ENFOQUE DE LA VIUDA ESTABA EN EL PROBLEMA – Los problemas nunca nos dejan ver la salida; cuando más miro el problema se vuelve más grande. Una gran puerta se abre con una pequeña llave; esa llave, muchas veces, es la Palabra de Dios.

LA PALABRA DE DIOS ES LA LLAVE DE SALIDA A MUCHOS DE NUESTROS PROBLEMAS.

NUESTRO PROBLEMA ES UN MILAGRO QUE SE ESTÁ GESTANDO – Hay llaves para abrir lo que nosotros vemos como problemas. No miremos más nuestra necesidad o nuestra mala situación, miremos a Dios, porque nuestro problema se llamará solución.

CUANDO DIOS NOS GUARDA, EL DIABLO NO NOS ENCUENTRA.

MUCHAS VECES LOS PROBLEMAS NOS LLEVAN A TENER PENSAMIENTOS DE MUERTE – Dios viene a derribar esta mentira, porque nos saca de esos lugares. Dios nos quiere hacer libres de todos los pensamientos de muerte que vienen producto de los problemas que tenemos.

EL MILAGRO ESTÁ EN NUESTRA CASA Y EN NUESTRAS MANOS, DIOS NOS ESTÁ ACTIVANDO PARA ABRIR PUERTAS.

EN ESTE MILAGRO ESTÁ INCLUÍDO TRES COSAS:

  1. EL MILAGRO LE TRAE A LA VIUDA UNA PROVISIÓN SOBRENATURAL – El aceite y la harina nunca se gastaban. Dios provee constantemente y tiene la capacidad de multiplicar y reproducir lo que Él ya creo.

 

  1. EL MILAGRO LE TRAJO A LA VIUDA UN SUSTENTO DIARIO POR TIEMPO INDETERMINADO – Dios ama la obediencia y detesta la queja, por eso se encarga de sustentar a esta familia. Si nos olvidamos de que somos Hijos de Dios nos empezamos a quejar y esto pasa a formar parte de nuestro carácter. Tenemos que estar en paz, en santidad y alineados a la voluntad de Dios.

TENEMOS QUE ESTAR EN SANTIDAD PARA RECIBIR EL MILAGRO.

  1. EL MILAGRO LE TRAJO A LA VIUDA SALVACIÓN – La salvación nos saca del lugar de nuestra muerte para llevarnos a nuestro milagro. A la viuda y a su hijo les quedaba casi nada para comer, esperaban la muerte, pero en el milagro encontraron la salvación

 

TODO MILAGRO TRAE SALVACIÓN.

JESÚS TIENE LA CAPACIDAD DE MULTIPLICAR TODO LO QUE ESTÉ AL ALCANCE DE SUS MANOS – Algo similar ocurre con el milagro de la multiplicación de los panes y los peces. El milagro estaba en el mismo lugar de la multitud. Los discípulos de Jesús vieron el problema y no el milagro.

DIOS NOS LLEVA A VIVIR MILAGROS – El problema que tenemos es que el milagro no se entiende, porque es sobrenatural y quiebra todas las leyes que conocemos. No tenemos que vivir por lo que vemos, sino que debemos hacerlo por lo que creemos. Lo que el cielo determina la tierra no lo elimina. Lo mejor para nosotros viene.

EL MILAGRO NOS CAMBIA LA VIDA.

A LA MUJER LE COSTÓ CAMBIAR SU MENTALIDAD Y OBEDECER – La mujer ya había recibido una orden de parte de Dios, si ella no obedecía iba a morir junto a su hijo. Perder niveles de obediencia puede hacer que perdamos nuestra vida, la de nuestros hijos e, incluso, nuestra salvación.

EL MILAGRO QUE VIVIÓ LA VIUDA ES IGUAL AL PRICIPIO DE LA OFRENDA Y DEL DIEZMO – El principio del diezmo y la ofrenda es exactamente igual que el de la viuda: lo que tenemos se lo damos a Dios o nos lo comemos nosotros; por esto debemos darle siempre a Dios, porque Él lo bendecirá y nos podrá salvar nuestra vida, de lo contrario se desintegrará.

EL TEMOR NOS LLEVA A LA DEOSBEDIENCIA – El temor que genera la mentira de “que si le damos a Dios no nos alcanza” nos lleva a desobedecer. Si no somos obedientes con el diezmo y la ofrenda no vamos a poder cumplir con todas las metas que tengamos en nuestra vida.

DESTERREMOS LA MENTALIDAD LIMITADA CON LA QUE VENIMOS – Esta forma de pensar limitada se adueñó de nosotros y nos anula nuestra fe, nos lleva a desobedecer y darle el gobierno de nuestras vidas a Satanás. Por eso, siempre pensemos en grande y comencemos a vernos como Dios nos ve.

LA OBEDIENCIA REPRENDE AL DIABLO DE NUESTRAS VIDAS.

SIEMPRE ESPEREMOS UN MILAGRO DE DIOS – Nunca nos guiemos por lo que nosotros creemos, pensamos o tenemos. Entreguemos todo, Dios hará el milagro.

SOMOS NOSOTROS LO QUE TENEMOS QUE MOVERNOS PARA QUE OCURRAN LOS MILAGROS – Elías y la viuda se movieron por una palabra de Dios. Dios nos habla, pero somos nosotros los que tenemos que accionar para que Dios pueda activar los milagros.

EL MILAGRO ESTÁ EN NUESTRA CASA Y EN NUESTRAS MANOS – El milagro no está en la casa de la viuda, está en la nuestra. Dios nos viene a activar para que los milagros ocurran y las puertas se abran. Seamos obedientes y vivamos en santidad.

LO QUE EL CIELO DETERMINA LA TIERRA NO LO ELIMINA.

BUSQUEMOS LA PALABRA DE DIOS PARA CONTRARRESTAR LO QUE EL ENEMIGO NOS QUISO METER EN LA CABEZA – Busquemos la santidad, no escuchemos la voz del enemigo y busquemos y, siempre, la voz de Dios para contrarrestar todo lo que el diablo quiere que meternos en nuestra cabeza.

RENUNCIEMOS AL ESPÍRITU DE ESCLAVITUD – No creamos las mentiras del diablo, Dios nos proveerá en todo momento cuando le entregamos nuestros problemas. Dios nos saca de la esclavitud para llevarnos a una vida de milagros.

Dios nos está pidiendo que le mostremos nuestro problema, le entreguemos lo que tenemos en nuestra casa y que trabajemos con nuestras manos para que Él active los milagros en nuestras vidas.

DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3